Noticias
Gente

viernes, 19 de septiembre de 2014

El street style se nos está yendo de las manos


¡Así es! Lo que en un tiempo sirvió para mostrar la autenticidad de la moda trasladada a las calles y que nos permitía explorar vías de inspiración alternativas para el día a día se ha convertido en un circo. No somos capaces de encontrar otro término para definir lo que llevamos viendo y leyendo desde hace un tiempo y que acabamos de confirmar gracias a Hannah Ewens, una joven inglesa autora del "experimento" I dressed like an idiot at Fashion Week to see how easy it is to get street-snapped (Me vestí como una idiota en la Semana de la Moda para ver lo fácil que es ser fotografiada)

Sin duda merece la pena darle una lectura aunque a rasgos generales viene a decir que la chica se autoimpuso un desafío: gastar 10 libras diarias (algo menos de 13€) en "los trajes más absurdos" que pudiese encontrar -incluso se acercó a vertederos en busca de prendas, como puede verse en la primera foto-. El objetivo, ser captada por los fotógrafos de street style, que ávidos de ver sus fotos publicadas en alguna revista online, acechan a las puertas de los desfiles. Es interesante ver algún reportaje sobre este fenómeno para contemplar las peleas y empujones que se propagan con tal de cazar. 

Conocedora de estas costumbres, nuestra amiga Hannah se presentó de esta guisa en la Somerset House cumpliendo con creces su propósito. En seguida le preguntaron si era una blogger, a lo que ella respondió que sí, pues parte de su experimento consistía en actuar como tal. 


"Algunos me preguntaban de dónde eran las prendas que llevaba. Les dije a la mayoría que eran piezas vintage de Vivienne Westwood, porque es la única diseñadora que conozco. Asintieron con entusiasmo e incluso un hombre me dijo: "¡Oh, si! Recuerdo este bolso, un éxito aquel año".


Creemos que este párrafo resume a la perfección la hipocresía que rodea a todas las Semanas de la Moda, se celebren donde se celebren. 


Ejemplo de esto que decimos es también un reportaje realizado por el americano Jimmy Kimmel. Este otro experimento fue puesto en práctica a las puertas de los desfiles neoyorquinos pero el resultado es tan triste como el londinense. 




En este caso, los reporteros preguntan a los asistentes a la Fashion Week -o por lo menos asistentes a los alrededores del evento- su opinión sobre diseñadores que no existen. Ni uno solo de los entrevistados tiene la suficiente humildad de confesar que no lo conoce. Que cada uno extraiga sus conclusiones pero la nuestra no es precisamente positiva sobre aquellos que dicen "amar" el mundo de la moda cuando lo único que realmente aman son las apariencias. 

About

Follow by Email

Distributed By My Blogger Themes | Designed By Seo Blogger Templates